viernes, 5 de junio de 2015

Discurso de graduación y despedida

Dar un discurso de graduación cuando terminas una etapa escolar es una de las experiencias más gratificantes que puede tener. Es una tarea compleja, pero posible de alcanzar si planeas los puntos que quieres tocar y haces un esquema para comunicarlos de manera efectiva. Dicho esto y las propuestas realizadas en clase entre todos, el esquema de nuestro discurso de despedida podría ser:
  • Presentación/saludos a los destinatarios.
  • Exordio para romper el hielo (miradas íntimas, silencio, hacer partícipe al público con alguna pregunta,...)
  • Siguiendo un hilo conductor con tono metafórico (viaje en el tiempo) hablar de:
    • Resumen de nuestra trayectoria educativa (pasado): así puedes resaltar algunas anécdotas, recuerdos, ... dirigidos a tus profesores y compañeros.
    • Sensaciones que tienes en el acto de graduación (presente): puedes platear un contraste entre tristeza/melancolía, por lo que dejas atrás, y alegría por el paso tan importante que estás dando hacia tu futuro.
    • Tránsito a la Secundaria (futuro): puedes tener en cuenta todos los consejos y experiencias que has recibido y que has interiorizado y trasmitírselas a tus compañeros.
  • Agradecimientos a maestros, compañeros y familia, con argumentos que los refuercen.
  • Despedida y buenos deseos con un toque poético.
Y recuerda, todo ello con una gran carga emotiva.
En los siguientes enlaces podrás encontrar algunos consejos que te pueden ser útiles:


--------------
Una muestra de las evidencias resultado de la puesta en marcha del taller sobre discursos de graduación y despedida podréis encontrarla  a continuación.
Es el producto del trabajo de la alumna Sonia Morales Delgado y de los matices que se incorporaron por el resto del grupo. 


Nuestro discurso de graduación
Estimadas familias, queridos alumnos y alumnas, respetables maestros y maestras.
No quiero alarmarles, pero la clase 6ºB tiene un serio problema, ¿saben ustedes cuál es? No es un problema económico, ni un problema intelectual, es un problema de actitud. La clase 6ºB tiene el problema de ser asombrosa y especial.
La escuela es como un microcosmos para la vida, y esto es una forma de decir que ayuda a la gente a aprender de la vida en general; te enseña que el trabajo duro produce buenos resultados, que lo que hagas fuera de clase es tan importante como lo que hiciste dentro, y que la amistad es el pegamento que nos mantiene unidos.
Nuestro paso por este centro esta dividido en varias etapas, fases en las que hemos ido creciendo, hasta llegar a lo que somos hoy en día. Cursos llenos de historias tan complejas, tan completas, llenas de amigos y de risas, de triunfos y derrotas, de maduración constante y muchas anécdotas y esfuerzo. Sinceramente no recuerdo mi primer dia de colegio, seguramente tendría sentimientos encontrados, por un lado miedo a lo desconocido y por otro, ilusión por lo nuevo. 
La realidad es que para bien o para mal, este tiempo de colegio se volvió parte de nosotros, nos tomó a cada uno como un trozo de arcilla a modelar, donde las buenas y malas experiencias nos empezaron a moldear como personas.
Si me paro a pensar, la etapa que menos recuerdo es infantil, en la cual, mi única preocupación era colorear sin salirme de las líneas, pero no por ello la menos importante. En ella conocimos la forma de las letras, escribimos nuestras primeras palabras… todo ello gracias a unas profesoras que nos acogieron con todo su cariño y dulzura, en mí caso Doña Almudena, y en el de otras personas Doña Lola y Doña Carmen.
Todo los profesores que hemos tenido han sido muy importantes para nosotros, en esta nueva etapa conocimos a Doña Fina. Una seño que, desde nuestra perspectiva de 6 años, nos pareció muy estricta, con su inolvidable campana, pero pasaba el tiempo y nos dimos cuenta de que era amable, simpática y que todo lo que hacía, era por nuestro bien. 
En el segundo ciclo, conocimos a Don Alfonso. Un profesor innovador, que nada más llegar nos sorprendió a todos con su forma de ser, muy divertido y jovial. Nunca hemos olvidado ni olvidaremos, su extraña forma de entender las Matemáticas. 
Por último, y como colofón a nuestra trayectoria en primaria, conocimos a Don Isidro. Un profesor que la primera impresión que nos dio fue de seriedad, pero pasaron los días y nos dimos cuenta de que a pesar de ser exigente con nosotros, era muy chistoso y comprensivo. Él nos llevó de la mano hasta el final. 
Nos toca seguir aprendiendo, para demostrarle al mundo de los que somos capaces y de lo que no, porque ahora tenemos que romper la burbuja en donde vivimos todo este tiempo para formar parte de otro “mundo” como es el Instituto.
Damos muchísimas gracias a nuestras familias por tener la decisión de traernos a este maravilloso colegio y hacer todo lo posible con su apoyo constante, a todos los profesores por su dedicación, enseñanzas y recuerdos grabados en nuestra memoria y que guardamos bajo llave en lo más profundo de nuestro corazón, al equipo directivo por tener esas ansias de conocernos. Supongo que entre todos pasamos un tiempo increíble reunidos todos los días en las clases, lo mejor que nos podemos llevar de esta etapa, que ya se termina, son los amigos que cada uno se supo ganar.
Es por eso, que se hace tan difícil simplemente hacer unas palabras de despedida.
Hasta siempre, amigos, hasta siempre en nuestro corazón. Tomemos conciencia hoy en señal de triunfo, en señal de nuevos anhelos y metas cumplidas. Sintámonos orgullosos de rendir homenaje a quienes, junto con nosotros, han hecho posible todo esto. Adiós, hasta luego; sigamos en el camino, porque la vida no termina aquí; la vida apenas comienza.
Sonia Morales Delgado
Representante de 6º EP B
CEIP Andalucía (Fuengirola)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta esta entrada